Bautismos y actividades en la obra carcelaria

miércoles, 25 de marzo de 2015

DIAGNOSTICO PSICOSOCIAL DE LOS INTERNOS LA REALIDAD DE UN PRESO

DIAGNOSTICO PSICOSOCIAL DE LOS INTERNOS
LA REALIDAD DE UN PRESO

POR: LEONARDO ISAZA R
PASTOR CARCELARIO Y ASESOR PARA POBLACION VULNERABLE


1. Características generales.
A continuación veremos las características de un hombre o mujer que ha sido privado de su libertad y vive dentro de una prisión. Esto de ninguna manera significa que todos sean así, o que todos posean estas características, no. Simplemente son generalidades y por supuesto, hay muchas excepciones. Esto sencillamente es lo que se ha definido a través de los años por los mismos internos y ex internos que hoy sirven a Dios en las cárceles:

¿QUE ES UN INTERNO?

1. Es un individuo de la sociedad que justa o injustamente ha sido privado de su libertad, Separado de la sociedad y de su familia.
2. No es un extraterrestre ni una fiera salvaje.
3. Es un ser humano tremendamente necesitado.
4. Es muy inestable emocionalmente.
5. Es tremendamente sensible.
6. Es un observador minucioso.
7. Es engañado por su familia, su abogado, amistades y las autoridades.
8. Es muy hábil y capaz y esas aptitudes naturales y habilidades hacia el mal se pueden analizar en beneficio de la sociedad.
9. Es adaptable a cualquier circunstancia y medio ambiente.
10. Es a veces un manipulador obstinado.
11. Regularmente es muy mentiroso y engaña a los demás.
12. Es oportunista y saca provecho de las circunstancias.
13. Es incomprendido en cuanto al motivo por el cual delinquió.
14. Cuando es pobre y vicioso, es de sentimientos muy nobles.
15. Tiene necesidades físicas, emocionales y espirituales con una intensidad mucho muy superiores a las de un ser humano normal.
16. Generalmente tiene algún mal hábito o vicio fuerte en el cual se refugia para escapar de su realidad (droga, alcohol, pastillas, etc.)
17. Tiene mucho rencor acumulado contra todos, sobre todo contra el "chiva", el que lo traicionó.
18. Se siente marcado, desamparado, olvidado y rechazado.
19. Por lo regular está en la ruina económica.
20. Está desadaptado socialmente.
21. Está amargado por la vida marginada en que se desarrolló y en la que vive actualmente.
22. Está fastidiado de la vida y de sus circunstancias dentro de la prisión.
23. Cuando tiene medios económicos está lleno de orgullo y soberbia.
24. Su hogar está en caos y en crisis económica también, ya que son explotados ruin y vilmente por abogados sin escrúpulos.
25. Vive en expectación y angustia continuas por su libertad, su supervivencia y su familia.
26. Todos le han fallado; sus seres queridos, familiares y amigos le empiezan a fallar y lo abandonan poco a poco.
27. Por lo general piensa que, por su situación de preso, todos tienen la obligación de ayudarle y a veces presionan y hasta exigen la ayuda.
28. Fantasea mucho en cuanto al delito por el cual llegó a la cárcel y su "vida delictiva" en la calle.
29. Se rebela muy fácilmente contra todo lo que represente autoridad.
30. Proviene de un hogar donde hubo separación, divorcio, abandono, maltrato y/o incesto. Muchos nunca conocieron a su papá, o bien fueron hijos no deseados. La mayoría aborrece a su papá.

VIVEN LA AUSENCIA DE DIOS EN SUS VIDAS

"El preso"
Todos me llaman "el preso"
Por un delito que cometí
Yo no sabía el significado de eso
Pero acá adentro lo comprendí
Unos roban por gusto
Otros roban por placer
Y yo aunque con todo y susto
Pero robaba por comer
Por las calles me paseaba
y en los parques me dormía
y por más que me cuidaba
Me agarró la policía
Ya me estaba fastidiando
De vivir como vivía
Y que bueno que robando
Me agarro la policía
Me metieron en la cárcel
Mi alma mucho miedo sintió
Pero alguien me habló de Cristo
y mi vida transformó

LO QUE PIERDE UN HOMBRE  EN LA CARCEL

• El control de su propio espacio
Ya que tiene que compartir una celda de 2 x 3 metros con otros, generalmente 3, 4 o hasta 6 en algunas cárceles. Hay incluso dormitorios en forma de galeras en donde llegan a hacinar hasta 150 internos.

• Su privacidad
Su vida privada en cuanto a sus hechos, sus bienes y sus pertenencias.
• Su prestigio
Ya que la sociedad lo marca dándole la identidad de preso, sea inocente o culpable.
• El derecho de hacer sus propias decisiones; Dentro de la cárcel deciden por él:
• Las horas de pase de lista,
• Cuándo y dónde comer,
• Cuándo y dónde dormir,
• A qué horas levantarse,
• Cuándo y dónde bañarse,
• Cuándo y qué tiempo recibir visitas.
• El derecho de escoger sus propios compañeros de celda
• El control del nivel del ruido.
Hay ruidos por todos lados y a toda hora: candados, gritos de internos y de la guardia.


• El contacto con sus seres queridos

La libertad de poner sus hijos en la cama, abrazarlos, besarlos, estar con su esposa y darle afecto, ternura, cariño a deshoras.

• El sentir del campo, la fauna, el río y el mar
• Su dignidad y autoestima
• La confianza en la fidelidad de su esposa

• 2. IDENTIFICACIÓN DE LAS NECESIDADES DEL INTERNO.

1. LA NECESIDAD DE Un amigo íntimo.
Alguien que lo escuche, sea un apoyo para él en todo momento. Necesita alguien con quien pueda hablar y desahogarse. Alguien que se interese genuinamente en él, que le crea, que lo anime. Un amigo que no lo critique ni lo juzgue, sino que lo acepte.

2. Una relación de respeto y honestidad.
Es necesario ser bien sinceros y transparentes, abrirnos del todo hacia ellos de modo que nos puedan sentir y aceptar. Hay que aprender a respetar sus ideas y los conocimientos que tienen, ellos no quieren recibir imposiciones, sino que se les acepte tal y como son. Es necesario que nos vean a la par de ellos y que sepan que también pasamos por pruebas, tentaciones y que cometemos errores al igual que ellos, sin tratar de imitarlos sino llevar la frescura de Jesucristo y de la calle, ya que es de lo que ellos carecen.

4. Sentirse útil.
Que vean que son útiles, que sirven y que valen en esta vida, para que en ellos se desarrolle autoestima y auto aceptación. Necesitan perdonarse ellos a sí mismos y saber que son personas que valen y que no son lo peor ante los ojos de Dios. Es necesario hacerles sentir que son útiles y animarlos en todo lo que lleven a cabo, especialmente a que trabajen, estudien y se ocupen en labores productivas.



5. Contar con alguien en la calle.
Alguien que les pueda llevar un recado, hacer una llamada telefónica, llevarles correspondencia, ir a los juzgados, y hacerles compras de material para su trabajo o aseo personal. Es importante que lo que les compren, lo hagan con dinero de ellos, ya que podrían provocarle que se hagan dependientes o que ya no les tengan confianza para pedirles otro favor. Ambas cosas les hacen daño pues son muy susceptibles.

6. Tener correspondencia con alguien.
Al interno le gusta mucho escribir y recibir correspondencia. Es un desahogo y un alivio muy grande para él. Por eso es importante que pueda tener alguien a quien escribirle y que éste le conteste también. Pueda ser que lo vaya a visitar cada seis meses, pero el simple hecho de mantener contacto escrito con él, ayudará a que el preso se sienta aceptado y escuchado. Hay que tener cuidado con la correspondencia entre sexos opuestos porque suele ser contraproducente.

3. Sentirse parte de la familia de Dios.
Es necesario que ellos sepan que no solo cuando estén sin su libertad es cuando se les va a tomar en cuenta, sino que en el momento en que salgan habrá gente que los estima y los acepta. Si deseas que alguien de ellos venga a la congregación, tendrás que ir por él. Es necesario hacerles ver que una mentira no lleva la misma consecuencia que un crimen, pero que ante los ojos de Dios todo pecado es igual;. Nunca los exhibamos con la gente por cuánto han pasado o han estado en una cárcel.

CONCLUSION: ACORDAOS DE LOS PRESOS,,,,,


0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartenos en

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More